Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies que permiten registrar su actividad de navegación para la elaboración de informes estadísticos. La información recabada no identifica, en modo alguno, al usuario ni cualquier otra información privada. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Para recabar esta información anónima la Sociedad emplea la herramienta Google Analytics, propiedad de Google. Puede encontrar las políticas de privacidad y de Google Analytics en el centro de privacidad de Google y el complemento de inhabilitación de Google Analytics.

Twitter  Linkedin  Flickr  Slideshare YouTube
Fundación Afi

Blog

18 de agosto de 2016

Conociendo Bolivia: Agricultura y microcréditos

Tags: #VoluntariosAfi, microfinanzas, Bolivia, Sembrar Sartawi | by Tania Rodríguez

Los primeros días en La paz fueron pasados en la cama debido al mal de altura, pero el tiempo y los mates, tan conocidos aquí, ayudan a aclimatarse a la ciudad. Esta primera semana ha servido para tomar una toma de contacto tanto con el país, como con la institución en la que me encuentro, Sembrar Sartawi.  El equipo entero de Sembrar Sartawi me ha recibido con los brazos abiertos y brindándome toda la ayuda posible para que mi adaptación sea la mejor.

Como esta primera semana me ha servido para conocer mejor la institución en la que me encuentro así como la función que desarrollan, antes de nada os explicaré las bases en la que se va a fundamentar el proyecto en el que colaboro.

El sector agrícola en Bolivia hasta el año 1985, estaba limitado sólo a determinados cultivos tradicionales tales como el cereal, el maíz, o la papa,  que se encontraban sobre todo en la región del Altiplano y que estaban destinados para el consumo interno del país. Había pocas posibilidades de exportar estos productos, no obstante las exportaciones de quinua si eran significativas. En la actualidad, su actividad agropecuaria se sitúa en torno al 15% de su Producto Interior Bruto (PIB) y representa alrededor del 4% de las exportaciones del país.

Se puede diferenciar un tipo de agricultura de tipo tradicional en el altiplano y valles (donde se encuentran los departamentos de Cochabamba, La Paz y Oruro), y otro tipo de agricultura más moderno en el oriente y en parte de la zona sur y norte (departamentos de Santa Cruz, Beni y Tarija). De todos los productos agrícolas que existen en Bolivia, los más destacados son: los cereales, tubérculos, hortalizas y verduras, productos estimulantes, cultivos industriales y frutas.

La sociedad rural de Latinoamérica es la más castigada social y en términos económicos, a su vez son ellos quienes participan en la actividad agropecuaria, la cual concentra el mayor esfuerzo humano y ocupa la mayor extensión territorial. Este hecho se acentúa en Bolivia. En este contexto el acceso al microcrédito como instrumento contra la pobreza, enfocado a familias de recursos limitados de la sociedad rural (pequeño agricultor), es elemental para que puedan iniciar y desarrollar cualquier actividad económica productiva. Bolivia se encuentra entre los países de Latinoamérica con mayor crecimiento del mercado de microfinanzas, siendo un modelo a seguir para otros países de la región.

Sembrar Sartawi la Institución Financiera de Desarrollo sin ánimo de lucro en la que me encuentro trabajando, tiene como misión prestar este tipo de servicios financieros a través de la concesión de microcréditos orientados al pequeño productor agropecuario, junto con la prestación de un servicio de asistencia técnica  y además participa en programas de educación financiera, con el objetivo de apoyar su desarrollo económico así como mejorar su calidad de vida.

17 de agosto de 2016

¡Manos a la obra!

| by Salvador Jiménez

Tras un largo viaje y algún problema con el equipaje, una vez todo resuelto, nos dirigimos a MiCrédito a empezar con este ilusionante proyecto. La recepción que tuvimos del personal de la entidad fue muy calurosa y Doña Verónica, gerente general de la entidad, nos hizo una presentación de todos los empleados de la sucursal de Rubenia –barrio de Managua en el que estamos desarrollando nuestro trabajo estas 3 semanas. Adicionalmente mantuvimos una reunión con las principales responsables de la entidad para entender el funcionamiento de la misma.

La experiencia está resultando muy ilusionante y gratificante. Yo no tenía un muy vasto conocimiento sobre el mundo de las microfinanzas, y a través de esta experiencia estoy percibiendo la importancia que tienen este tipo de entidades en los países en desarrollo y cómo los proyectos de vida de muchas personas con escasos recursos, en muchos casos, dependen de los microcréditos que conceden este tipo de entidades.

Por otra parte, analizando los estados financieros de la entidad, también me ha sorprendido gratamente la buena gestión que se está llevando a cabo a pesar de que el contexto económico no es el mejor. MiCrédito se trata de una entidad con una solvencia, rentabilidad y ratios de morosidad que cualquiera de las mejores entidades firmaría, a pesar de que al ser una entidad muy pequeña adolece de beneficios vinculados a las economías de escala.

En cuanto a mi desempeño en esta primera semana se ha centrado, principalmente, en colaborar con la entidad a la aplicación de la normativa sobre la calificación de los activos de riesgo de su balance. La entidad nos propuso profundizar en el estudio sobre la aplicación de provisiones de sus cuentas por cobrar, bienes adjudicados e inversiones permanentes, ya que las provisiones de estas partidas del balance no las tenían implementadas de una forma tan exhaustiva como su cartera crediticia. El hecho de que confiasen en nosotros para esta tarea tan técnica es una muestra del buen hacer de compañeros que han pasado por la entidad anteriormente.

No obstante, la semana no fue solo trabajar. También hubo tiempo para el ocio, y dado que se celebraba en Managua la VII Conferencia Centroamericana y del Caribe en Microfinanzas, nos invitaron a asistir al teatro Rubén Darío a un evento que estuvo marcado por la música y el folklore nicaragüense. A través de la función se pretendía que todos los asistentes entendiésemos un un poco más la cultura y las costumbres del país.

Una vez superada la primera semana, en la segunda nos centraremos en un proyecto de mayor enjundia como es el proceso de conversión de MiCrédito de entidad microfinanciera a entidad bancaria. Las principales consecuencias del mismo serían que la entidad podría captar depósitos del público ofreciendo así servicios adicionales a sus clientes y, por otro lado, no tendría las limitaciones actuales de conceder créditos hasta un cierto monto. Se antoja una tarea ardua por todas las complicaciones que ello conlleva –en estos aspectos me centraré en el próximo post-, pero viendo la trayectoria que lleva la entidad desde sus comienzos, nada parece imposible. ¡Hasta la próxima semana!

Continuamos la aventura paceña

| by Noelia Fernández

Esta semana he continuado apoyando a Finrural en la implementación de la herramienta SPI4, para la autoevaluación de las Instituciones Financieras de Desarrollo (IFD) en materia de desempeño social. Ha sido el turno de Pro Mujer. Pro Mujer es una IFD líder en el desarrollo de la mujer que proporciona servicios necesarios para que sean financieramente independientes, saludables y seguras de sí mismas. La principal misión de esta entidad es la de luchar contra los altos niveles de pobreza de las mujeres en América Latina, mucho más altos que la de los hombres, facilitándoles el acceso a formación, servicios de salud y préstamos para iniciar o hacer crecer sus pequeños negocios que les provean de independencia económica.

De las visitas a Emprender y Pro Mujer lo que más me ha llamado la atención ha sido una figura, que no conocía hasta ahora, que es la de banca comunal. La banca comunal es un producto crediticio, otorgado por entidades sin ánimo de lucro, para satisfacer las necesidades de financiación de los sectores con menores ingresos de la población, especialmente mujeres, que se concede a aproximadamente un grupo de 20 personas. Este producto surge como alternativa de crédito a la población que no cumple con todos los requisitos que solicitan las instituciones bancarias de forma individual, pero, en cambio, si reúnen los requisitos grupalmente. El microcrédito concedido se destina a financiar una actividad empresarial generadora de ingresos, que puede ser distinta para cada persona integrante del grupo.

Como adelanté la semana pasada, Finrural coordina, junto con 7 IFD asociadas, una nueva edición de un taller de Educación Financiera, que tendrá lugar el próximo 20 de agosto en Sucre. Este taller está destinado a todo tipo de públicos e incluirán teatros y otras actividades lúdicas que dinamicen el aprendizaje de la Educación Financiera. En este proyecto, mi labor será apoyar a la elaboración de unos trípticos, elaborando el listado de temas y el contenido que estos deben incluir. Estos temas giran en torno a conceptos básicos que toda persona debe conocer, en especial, aquellas que sean o deseen ser clientes financieros. Estos conceptos básicos abarcan todos los aspectos relevantes al ahorro, el crédito, los derechos y obligaciones de los clientes, garantes, buró de información crediticia (entidad regulada por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), donde se registran los antecedentes de toda persona o empresa que tiene deudas en cualquier entidad del sistema financiero boliviano) y tasas de interés, entre otros.

En mi última semana – una pena que esté acabando -  continuaré con las entrevistas a las IFD. Aprovecharé mi último fin de semana en La Paz para viajar con mi compañera Tania a Copacabana para ver el lago Titicaca, y en esto le tengo que agradecer enormemente a todos mis compañeros de Finrural por su gran disposición a ayudarme con todo lo que necesito. No sólo me ayudan a planear las visitas turísticas por Bolivia sino que me enseñan la exquisita y variada gastronomía paceña.

Picante surtido: pollo, lengua de res, carne de res, panza, patatas y verduras.  

16 de agosto de 2016

Primeras sensaciones

| by Paz Calvo

Ya han pasado unos días desde que llegamos.  Después de 4 horas de retraso en el aeropuerto de Madrid, la escala en Panamá y de que nos perdieran la maleta y nos llegara al día siguiente, pisamos suelo managüense.

A la mañana siguiente ya estábamos en MiCrédito conociendo sus instalaciones en el barrio de Rubenia y a los que serán nuestros compañeros durante estos días. Nos dieron una calurosa bienvenida y nos contaron que durante esta semana la sucursal iba a estar un poco vacía porque iba a ser la VIII Conferencia Centroamericana y del Caribe en Microfinanzas de la cual Managua ha sido sede, teniendo MiCrédito una participación muy activa.

El evento acoge cada dos años a participantes de todas partes del continente Americano, Europa y África vinculados a las microfinanzas, en el cual participan profesionales de las entidades de Microfinanzas (entre los que se encontraba doña Verónica Herrera, gerente general de MICrédito), proveedores de servicios vinculados al sector, funcionarios de gobierno, representantes de organismos financieros internacionales y de cooperación internacional, consultores, académicos, investigadores, inversionistas sociales y microempresarios que llevan a cabo actividades comerciales, sin olvidar a los diversos patrocinadores que promueven sus productos durante el evento, con el fin de vender sus servicios y conocer las necesidades de sus potenciales clientes de la industria microfinanciera.

Con el lema “Tecnología: Competitividad e Inclusión Financiera”, cuyos objetivos han sido dar a conocer las tendencias tecnológicas para mejorar y facilitar el trabajo de las instituciones que desean dinamizar su mercado y promover el cambio, la competición y la masificación de la oferta y la demanda, el desarrollo de procesos y canales de distribución innovadores. 

Como parte de los eventos que se han organizado alrededor de la Conferencia, estuvo la Noche Cultural en el Teatro Rubén Darío a la cual tuvimos el honor de ser invitados junto con el equipo de MiCrédito. Pudimos así disfrutar y deleitarnos con la actuación de Los Mejía Godoy y el Ballet Folklórico Nicaragüense Ronald Abúd Vivas. 

 

Durante la semana, he podido empaparme de la herramienta desarrollada para apoyar los procesos de medición de la Gestión del Desempeño Social en las Instituciones de Microfinanzas con la que voy a ayudar a MiCrédito durante mi voluntariado para intentar adaptarla más a la entidad y que puedan sacarle más partido.   

Y continuando con nuestra adaptación nica puedo comentar que lo primero que me ha llamado la atención ha sido el calor sofocante que reina en este país. Lo segundo, es el caos en las carreteras de la ciudad. Multitud de coches que no respetan mucho las señales de tráfico y la falta de aceras y ya por último, que su plato principal Gallo Pinto (arroz y frijoles rojos) es la base de sus desayunos y cenas.

Durante el fin de semana también pudimos disfrutar de una excursión a la Isla de Ometepe y la región de San Juan del Sur y disfrutar de maravillosas puestas de sol.

Y así, sin casi darnos cuenta, se ha pasado nuestra primera semana de Voluntariado.

Introduciéndonos en el mundo de las micro finanzas y en la vida nicaragüense

| by Jorge Pardo

Hemos vivido de forma intensa nuestra primera semana como Voluntariados Afi en Managua. Tras un largo, y algo accidentado viaje, con perdida y posterior recuperación de nuestro equipaje, por fin conseguimos llegar a nuestro hotel.

Al día siguiente acudimos a la sede de Managua de nuestra entidad de acogida, MiCrédito, donde nos recibieron las personas responsables de cada área de la compañía junto con la directora general, Doña Verónica Herrera. Con ellas hablamos de la situación actual de MiCrédito, de sus actividades principales y sus próximos retos en el corto-medio plazo, además de definir nuestro plan de trabajo para las próximas semanas. 

La labor principal de Salva y mía será ayudarles a definir una guía con los pasos, trámites y requisitos que debe cumplir MiCrédito para dejar de ser una sociedad anónima y convertirse en una entidad financiera de acuerdo a la actual ley en vigor publicada por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), además de definirles una plantilla que les sirva para proyectar sus principales partidas financieras de balance y cuenta de resultados y que ellos mismos puedan ir modificando en base a las hipótesis que consideren oportunas de acuerdo a su plan estratégico.

Por otra parte, durante esta primera semana también hemos ayudado a MiCrédito a elaborar un reporte para la Comisión Nacional de Microfinanzas (CONAMI) respecto a los activos ponderados por riesgo y a la dotación de provisiones correspondientes de acuerdo a la normativa actual.

Casualmente, esta primera semana se celebraba en Managua la VII Conferencia Centroamericana y del Caribe de Microfinanzas en la que MiCrédito tenía un papel muy activo y donde Doña Verónica, entre otras personas de la entidad, actuó como ponente. En el marco de esta Conferencia fuimos invitados a un evento en el Teatro Rubén Darío (uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad), donde pudimos disfrutar de un concierto de Carlos Mejía Godoy, uno de los más importantes representantes de la Nueva Canción de Nicaragua, y de un espectáculo de danza nicaragüense.

Durante el fin de semana aprovechamos para visitar e ir descubriendo los increíbles paisajes que tiene Nicaragua. Nuestra primera escapada fue a la Isla de Ometepe, en su día candidata a ser una de las 7 maravillas del mundo. Esta isla está ubicada en el Lago de Nicaragua. Su nombre se debe a los dos volcanes que la componen: el volcán Concepción y el volcán Madera. Tras dos horas de coche más una hora en barco conseguimos llegar a esta gran joya de la naturaleza.

 

Foto: Volcán Concepción en la Isla de Ometepe.

Tras una jornada muy intensa recorriendo la isla, observando la fauna y la flora en la reserva del Charco Verde y bañándonos en las piscinas naturales del Ojo de agua emprendimos el camino de vuelta para acudir a nuestra siguiente parada: San Juan del Sur, donde vimos el atardecer en la paradisiaca playa de Marsella.

Con ganas, energía y en pleno proceso de adaptación al ritmo de vida de la ciudad comenzamos nuestra segunda semana de Voluntariado. Os mantendré informados de cualquier novedad que nos ocurra al otro lado del charco.

 

9 de agosto de 2016

Balance claramente positivo de mi primera semana en La Paz

Tags: VoluntariosAfi, microfinanzas, Finrural, Bolivia | by Noelia Fernández
Los primeros días fueron duros por el famoso mal de altura, aunque con mates de coca y mucho reposo el malestar se pasó pronto.

El lunes empecé mi labor en Finrural donde me acogieron con una calurosa bienvenida. El ambiente de trabajo es excelente, no podría estar mejor acompañada. Estos primeros días me he encargado de automatizar los archivos que nutren el Boletín Anual de Desempeño Social que, como ya adelantaba en el anterior post, recoge el esfuerzo en materia de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de cada una de las Instituciones Financieras de Desarrollo (IFD) asociadas a Finrural.

Paralelamente, Finrural se encarga de apoyar en la implementación de la herramienta SPI4, creada por CERISE, en las IFD. CERISE es una asociación que promueve las finanzas éticas y responsables mediante la colaboración con sus aliados en los sectores de las microfinanzas, Social Business y las finanzas rurales.

La herramienta que han impulsado es una de las más utilizadas en la evaluación de desempeño social para las instituciones de microfinanzas. Consiste en un cuestionario en formato Excel que favorece y facilita la evaluación del grado de implementación de los Estándares Universales para la Gestión del Desempeño Social y de los Principios de Protección de Clientes.

Esta herramienta ajusta la evaluación de las instituciones a sus propias misiones y objetivos sociales (pobreza, medioambiental, inclusión social, etc.) y elabora indicadores para evaluar sus prácticas comparándolas con las tendencias del mercado en cada sector. La principal novedad que introduce el SPI4 es que es una herramienta de autoevaluación para que las IFD puedan generar su propia información sobre el desempeño social, de forma ágil, e identifiquen sus fortalezas y deficiencias en comparación con otras instituciones con las que comparten objetivos sociales, con el fin último de implementar acciones para mejorar.

Aunque esta herramienta nace con el objetivo de servir de autoevaluación para las instituciones, al menos en su primer año de implementación requiere del apoyo de auditores externos (auditores SPI4 habilitados), en este caso Finrural, que explique la utilidad y funcionamiento de la herramienta así como que verifique la información proporcionada por las instituciones.

Mi apoyo consiste en acompañar a los auditores SPI4 habilitados de Finrural en la realización del cuestionario en las IFD asociadas. Para ello, se visitará a cada institución durante tres días, en los que se presenta la herramienta y se entrevista de manera individual a un agente de cada departamento (créditos, recursos humanos, sistemas, contabilidad, gerencia, etc.). Toda esta información será verificada por los jefes de agencia de la institución y, una vez verificada, se envía de vuelta a CERISE que elaborará un informe para cada institución. Este informe recoge los resultados individuales en materia de desempeño social e incorpora un análisis comparativo con instituciones del mismo sector. Con toda esta información, CERISE  elabora finalmente un benchmark por país y sector, permitiendo así a las instituciones conocer qué posición ocupan en el ranking de desempeño social.

Esta semana han empezado las visitas a las entidades y la primera ha sido EMPRENDER.  EMPRENDER es una IFD dedicada a brindar servicios financieros a los microempresarios y emprendedores de las zonas urbanas, periurbanas y rurales de Bolivia para favorecer el desarrollo económico de los emprendedores que carecen de garantías bancarias tradicionales y otras garantías convencionales.

La próxima semana será el turno de Pro Mujer.  Ya os iré comentando los resultados de ambas entrevistas así como nuevas tareas en las que comenzaré a colaborar relacionadas con la Educación Financiera.

8 de agosto de 2016

Segunda semana: Actividad Social y… ¿Captación o financiación?

Tags: VoluntariosAfi, microfinanzas, FUBODE, Bolivia | by Raquel Hernández

Ya ha pasado nuestra segunda semana de voluntariado corporativo en la institución boliviana FUBODE. El tiempo se pasa muy rápido por aquí.

Me gustaría aprovechar este tercer post para contaros brevemente las actividades en las que hemos participado dentro de la empresa en este tiempo y cuál ha sido una de nuestras labores principales en lo que a colaboración se refiere.

FUBODE es una institución que concede créditos a familias emprendedoras con limitado acceso a recursos, buscando la mejora de su calidad de vida, adaptando sus productos a las diferentes necesidades. La meta de FUBODE son mujeres y hombres en situación de pobreza que tienen bajo su dependencia el cuidado de niños y niñas, quienes habitan en las áreas más vulnerables de Bolivia.

Siguiendo con estos valores que marcan los pasos de la institución, FUBODE ha participado en una actividad en una pequeña localidad llamada Cuchumuela de la provincia de Punata, aquí en Cochabamba, promovida por la ONG Water For People a la que nos han invitado a mi compañera Alexandra Cortés y a mí.

La escasez de agua es un problema creciente en la zona. Sólo la mitad de los habitantes de Cuchumuela cuenta con instalaciones sanitarias en casa. La ONG Water For People apuesta por la distribución de baños secos ecológicos que permitan mejorar las condiciones sanitarias de la población con escasos recursos, lo cual contribuirá a la disminución de la tasa de enfermedades gastrointestinales especialmente en los niños de esta zona.

En este sentido, hemos acudido a la presentación en la que FUBODE ha presentado los productos que podrían facilitar que las personas sin recursos obtengan un crédito que les dé acceso a estos baños. De esta experiencia, resaltar que ha sido muy impactante, dadas las diferencias con lo que estamos acostumbradas a ver, al tiempo que curiosa, al vernos con personas que hablaban en quechua, prácticamente incomprensible para nosotras.

Por otra parte, la acción de FUBODE como institución de desarrollo se centra en dos tareas principales: suministro de recursos y creación de nuevos productos microfinancieros. En este último aspecto, hemos estado colaborando con FUBODE en el desarrollo de una herramienta que permita valorar los instrumentos de captación más usuales que tienen pensado incorporar a sus ofertas (Cajas de Ahorro y Depósitos a plazo fijo). Todo ello, siempre atentos a la regulación aprobada por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) que exige un encaje legal en efectivo para estas operaciones.

Además, hemos recogido en la calculadora de valoración parámetros relevantes como la liquidez que debe haber en las cuentas y la fecha de retirada del efectivo de las cajas de ahorro, que por lo general  puede ser en cualquier momento. Adicionalmente, la calculadora hace un contraste entre los dos mecanismos que permiten coseguir efectivo para intermediar: Captación y Financiación externa. También permite realizar simulaciones sobre distintos parámetros como las tasas de interés, la fecha de retirada o el producto de captación.

Las clases de Visual Basic también nos han acompañado toda la semana. Los compañeros son muy receptivos y creemos estar dejando una buena semilla para que continúen aprendiendo y poniendo nuestras enseñanzas en práctica especialmente para la automatización de tareas que era una de las necesidades que detectamos desde un principio.

La aventura personal también continúa viento en popa, aprovechamos todos los momentos libres para disfrutar con los nuevos ya amigos de FUBODE y conocer nuevos lugares, rinconcitos que sin una persona lugareña no conoceríamos.

Bueno, ¡a por la última semana de trabajo! Con determinación y certeza de estar contribuyendo con esta empresa microfinanciera en pleno proceso de cambio. ¡Hasta la próxima semana!

Semanas de trabajo en Cochabamba

Tags: VoluntariosAfi, microfinanzas, Cochabamba, Bolivia | by Alexandra Cortés

Prácticamente ya han pasado las tres semanas de trabajo en Fubode. El tiempo pasa muy rápido, sobre todo cuando te sientes como una más en un equipo que acabamos de conocer hace nada, pero que nos han recibido a Raquel y a mí con los brazos abiertos.

Fubode (siglas de Fundación Boliviana para el Desarrollo) es una Institución Financiera de Desarrollo (IFD) que está afiliada a Visión Mundial y VisionFund International. Se trata de una organización privada sin fines de lucro, que promueve el Desarrollo Transformador Sostenible con valores cristianos, a través de servicios financieros y capacitación, dirigido a familias y comunidades empobrecidas del país buscando mejorar su calidad de vida. Además, al pertenecer a Visión Mundial uno de los puntos que deben seguir es intentar ayudar a todos los niños posibles, de esa forma, la mayoría de los destinarios de los créditos son familias con hijos.

Los créditos que ofrece la institución son muy diversos dependiendo de a qué vaya destinado el dinero: para servicios y comercio, sector productivo, sector agropecuario, consumo, vivienda o grupo comunal. Este último es el más me ha llamado la atención, dado que en España no existe nada parecido. Se trata de un pequeño préstamo otorgado a un grupo de al menos 8 mujeres las cuales se brindan garantía solidaria entre ellas, es decir, que si alguna deja de pagar, son las restantes las que se deben hacer cargo de la deuda. En este sentido, Raquel y yo hemos podido colaborar en una pequeña parte de los créditos para el sector agropecuario.            

A la hora de concederlos, tienen que hacer un estudio de las posibles ganancias que va a tener el agricultor teniendo en cuenta el tamaño de la tierra, el producto que cultiva y los costos/ganancias que va a tener por ese producto. Todos esos datos los anotan en las llamadas Fichas Técnicas Agrícolas y hasta ahora el asesor que otorgaba el crédito es el que se encargaba de rellenarlo. Raquel y yo nos hemos encargado de crear una pequeña base de datos para que puedan ir gestionando todos los costos y ganancias dependiendo del producto y de los pasos que el producto necesite. De esa forma podrán actualizar la base de datos según vayan teniendo información nueva. Además, hemos creado una pequeña herramienta que rellena las fichas técnicas automáticamente a partir de la base de datos.

Por otra parte, hace una semana tuvimos la oportunidad de acompañar a dos compañeras a la región de Punata donde iban a presentar junto con “Water for People”, unos créditos destinados a la construcción de baños ecológicos. Las zonas que visitamos eran bastante pobres (la mayoría de las familias no disponen ni de agua ni baño en sus viviendas) y me quedé bastante sorprendida de los contrastes que puede haber a tan solo unos pocos kilómetros de distancia. A pesar no enterarme nada de lo que comentaron en las reuniones (hablaron en quechua), la experiencia fue muy bonita.

Y a falta de pocos días para terminar nuestro voluntariado en tierras cochabambinas esto es lo que puedo contaros. Intentaremos disfrutar de lo que nos queda con la mayor intensidad posible.

5 de agosto de 2016

Nicaragua, there we go!

Ya… ya ha llegado el momento.  Parecía que nunca iba a llegar. Ya está todo preparado: pasaporte, maleta, ordenador, nervios… y ganas, muchas ganas.

Todo empezó hace unos meses cuando abrieron el plazo para inscribirse  en la Fundación Afi. Fui a la reunión para informarme y al oír las experiencias de antiguos compañeros, lo vi claro. Yo quería ir, quería vivir lo mismo.Tenía la duda de si mi perfil encajaría. Toda mi carrera profesional se ha desarrollado en el departamento de administración y veía que el voluntariado estaba enfocado más a un perfil consultor. Hablé con Verónica y ella me convenció. Lo más importante son las ganas, me dijo y se ofreció a buscarme un proyecto que me encajara. Y creo que acertó de pleno. Es un proyecto que reúne dos aspectos con los que me identifico mucho. La parte financiera que es a lo que me dedico profesionalmente y la parte social, con la que me siento bastante identificada.Y ahí empezó todo. Así empecé a interesarme por Nicargua y MiCrédito.

De Nicaragua contaros que he estado buscando información porque era un país totalmente desconocido para mí hasta ahora. Así que con unas nociones básicas como que está a más de 8.000 kms de Madrid,  que es el país más grande de centroamérica, que está lleno de volcanes y lagos y que su comida típica es el gallo pinto (comida que no dudaré en probar), me embarco en esta aventura.  El resto quiero descubrirlo en primera persona e íroslo contando.

Y de MiCrédito, entidad en la cual voy a desarrollar mi voluntariado durante las próximas 3 semanas, os contaré que es una institución microfinanciera que provee servicios financieros a clientes en sectores rurales y urbanos de Nicaragua con una labor social muy marcada. Ya hemos tenido una reunión con su directora Doña Verónica y su asistente, Grethel donde hemos marcado las pautas para desarrollar nuestro trabajo. Estoy desando estar allí y conocer al resto del equipo. 

Mi labor durante el voluntariado será la actualización de la herramienta de evaluación del desempeño financiero-social que diseñó un antiguo compañero en su voluntariado en el año 2014 y que MiCrédito quiere continuar. En esta aventura no estoy sola, me acompañan mis compañeros de Afi Jorge Pardo y Salvador Jiménez y aunque ellos van a trabajar otro proyecto, estoy segura de que formaremos un buen equipo.

Me despido para terminar de cerrar la maleta. Os mantendré informados. Nicaragua, there we go!

 

¡Rumbo a Managua!

Tags: VoluntariosAfi, Microfinanzas, Managua, MiCrédito | by Salvador Jiménez

Tras cuatro años en AFI por fin he decidido aprovechar la espléndida oportunidad que nos brinda la Fundación de formar parte de su programa de Voluntariado que se realiza cada verano. Desde que llegué siempre tuve la inquietud de sumarme a esta experiencia, tanto porque considero que se adapta a mi forma de ser como por lo que me transmitían mis compañeras Carmen e Itziar –voluntarias en años anteriores- respecto a lo gratificante que fue para ellas vivir esta aventura. A pesar de ello, por unos motivos u otros, no ha sido hasta este año cuando he dicho: “no puedo dejar que este tren se vuelva a escapar” y aquí estamos, en Barajas a la espera de embarcar.

Las sensaciones que tengo son un tanto contradictorias. En el lado positivo están las inmensas ganas de llegar a Managua y conocer la cultura y la forma de trabajar de allí y el tener claro –porque no me cabe la menor duda- que va a ser una experiencia inolvidable.

Por otro lado, está el que a tu familia le cueste comprender que el mes de vacaciones que tienes no lo utilices para estar con ellos, ya que durante el año apenas los veo, y te vayas a un país del que lo poco que saben es lo que ven en las noticias y donde no se vislumbra, desde luego, un panorama muy halagüeño, al menos desde el punto de vista político. No obstante, pesa mucho más la primera sensación, ya que estoy seguro que cuando vuelva y les cuente todas las experiencias vividas, se quitarán el mal sabor de boca que se les ha podido quedar.

En cuanto a mis expectativas del Voluntariado no son más que empaparme como una esponja de todo lo que pueda aprender y, por otro lado, tratar de aportar mi granito de arena tras todo lo aprendido en mis cuatro años en Afi (aunque siempre digo que cada año de experiencia en Afi debería valer por dos) en los diversos proyectos que tenemos previstos para las próximas tres semanas.

Ah, se me olvidaba, en la entidad en la que voy a trabajar este periodo se llama MiCrédito, pero no voy a explayarme en la descripción de la misma porque estoy seguro que mis compañeros de viaje (Paz y Jorge) ya lo han hecho. Espero contaros en el próximo post historias interesantes sobre nuestra aventura nicaragüense.

 

« Siguientes Anteriores »
Share |

2018 © Fundación Afi. Este sitio web está bajo una licencia Creative Commons Attribution 3.0.