Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies que permiten registrar su actividad de navegación para la elaboración de informes estadísticos. La información recabada no identifica, en modo alguno, al usuario ni cualquier otra información privada. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Para recabar esta información anónima la Sociedad emplea la herramienta Google Analytics, propiedad de Google. Puede encontrar las políticas de privacidad y de Google Analytics en el centro de privacidad de Google y el complemento de inhabilitación de Google Analytics.

Twitter  Linkedin  Flickr  Slideshare YouTube
Fundación Afi

Blog

Noticias etiquetadas como "Nicaragua"
1 de septiembre de 2016

Crecemos juntos

Tags: VoluntariosAfi, microfinanzas, Nicaragua, MiCrédito | by Jorge Pardo

Aunque parezca increíble ya ha llegado el final de nuestro voluntariado. Tres intensas semanas que considero me han servido para crecer como persona y como profesional. Me embarqué en esta aventura sin tener muy claro que es lo que me iba a encontrar y el resultado ha sido muy positivo.

He elegido como título para este último post el lema de nuestra entidad de acogida durante el voluntariado porque realmente considero que simboliza cuál ha sido mi sentimiento durante estas últimas semanas: “Crecemos juntos”. El sentimiento de que las cosas funcionan mejor si se trabaja en equipo, aportando cada uno su granito de arena.

Durante nuestra última semana hemos ido concluyendo todos los informes y trabajos que teníamos entre manos y que esperamos sean de mucha utilidad en el futuro para MiCrédito. Algunos de estos informes y trabajos que hemos realizado han sido los siguientes: (i) Elaboración de un reporte sobre la calificación de activos por riesgo que MiCrédito debe presentar regularmente a la CONAMI (Comisión Nacional de Microfinanzas), (ii) Guía con los pasos que debe seguir MiCrédito para pasar de sociedad de microfinanzas a entidad financiera de acuerdo a la actual legislación de Nicaragua, (iii) Diagnostico financiero y posicionamiento de mercado de MiCrédito respecto al resto de sociedades de microfinanzas del país y (iv) Alternativas de colocación de los excedentes de liquidez que tiene la compañía.

Nuestro último día de voluntariado coincidió con la celebración del 12º aniversario de MiCrédito. En este evento representantes de las diversas sucursales que tiene MiCrédito por el país (11 en total) presentaban ante un jurado, del cual formamos parte, diversas propuestas de nuevos productos que podría comercializar la entidad y así llegar a más clientes y cubrir mejor sus necesidades. Formar parte de este jurado y tener contacto con el equipo de todas las sucursales de MiCrédito ha sido un bonito broche de oro a este voluntariado.

Foto: Cartel como miembro del jurado durante la II edición del concurso de MiCrédito de diseño de productos y/o servicios financieros celebrado en el Hotel Barcelo Managua.

Tras esta calurosa despedida, nos dispusimos a hacer las maletas y volver a España no sin antes despedirnos del que durante 3 semanas ha sido nuestro país.   

 

Foto: Playa de San Juan del Sur al atardecer

Antes de despedir este último post sobre mi voluntariado, quería agradecer a Fundación Afi la oportunidad que me ha brindado de vivir esta gran aventura. Una aventura que me ha permitido conocer nuevos lugares, diferentes culturas, distintas formas de trabajar y sobre todo, me ha permitido conocer personas increíbles. Vuelvo a España con la sensación de que soy una persona más completa en todos los niveles, tanto profesional como personal. Quién sabe si el año que viene volveré a ser Voluntariado Afi, lo que si tengo claro es que recomiendo a todo el mundo vivir esta experiencia al menos una vez en la vida. ¡Esto es todo por mi parte amigos!

 

 
30 de agosto de 2016

Dejamos Nicaragua con el mejor sabor de boca posible

Tags: VoluntariosAfi, Nicaragua, MiCrédito | by Salvador Jiménez

Ponemos fin a esta experiencia inolvidable de tres semanas en MiCredito y a pesar de lo gratificante que ha sido formar parte de este programa de Voluntariado organizado por la Fundación Afi, me he quedado con ganas de más y la sensación de que ha sido un visto y no visto.

No obstante, creo que esto describe a la perfección lo que ha supuesto para mí implicarme en esta actividad y no me gustaría desaprovechar este foro para recomendarle a todos mis compañeros de Afi que aún no han realizado esta actividad que no dejen pasar la oportunidad de por lo menos vivir esta experiencia una vez. No se arrepentirán.

En cuanto a mis labores esta última semana se han centrado en el análisis de una serie de productos financieros con el objetivo de que MiCrédito trate de gestionar sus excedentes de tesorería de una manera distinta a la actual. Hasta el momento, la entidad se ha limitado a colocar la mayoría en cuentas corrientes o cuentas de ahorro que dan una rentabilidad muy reducida.

En un entorno de tipos tan altos como el nicaragüense, y donde los financiadores exigen una rentabilidad elevada, supone un lastre importante tener una parte importante del activo sin rentabilizar. Por ello, el objetivo era estudiar las distintas alternativas existentes con el objetivo de optimizar la gestión de la liquidez.

El trabajo consistió en destacar todas las ventajas e inconvenientes que tienen cada uno de los distintos productos que nos propusieron analizar e indicar cuales son los más adecuados dado el perfil de riesgo de MiCrédito. Considero que este trabajo encaja muy bien con la trayectoria de MiCrédito, una entidad que no se conforma con lo bueno realizado hasta ahora, sino que se encuentra en continua mejora y profesionalización en todas sus áreas de gestión, tratando de mejorar en todos aquellos ámbitos donde existe margen de actuación.

No obstante, lo más destacable de toda la semana fue el último día en la entidad. Tuvimos la inmensa fortuna de ser elegidos para formar parte de un tribunal cuya función era calificar una serie de propuestas comerciales realizadas por los trabajadores de las distintas sucursales de MiCrédito repartidas por toda Nicaragua. Fue una experiencia increíble y creo que nunca olvidaré. Me sorprendió de sobremanera como una entidad tan pequeña tiene esa capacidad de innovación y cómo el 100% de sus empleados se sienten plenamente partícipes de todos los éxitos de la entidad. Todo lo vivido este día fue una verdadera lección de aprendizaje.

Para acabar únicamente agradecer a Fundación Afi la oportunidad que se me ha dado e invitar a todos que se acerquen al mundo de las microfinanzas aunque sea por mera curiosidad. Esto les permitirá ver los avances que puede experimentar un país si apuesta por unas finanzas inclusivas donde todos los segmentos de la población tengan oportunidades de llevar a cabo nuevos proyectos.

Conociendo la labor de MiCrédito en el ámbito rural

Tags: Microfinanzas, Nicaragua, VoluntariosAfi | by Paz Calvo

Continuamos con nuestro Voluntariado y nuestra experiencia nica. Con las nociones básicas tanto de la cultura y el país como de MiCrédito, esta semana la hemos pasado de lo más adaptados.

Hemos tenido la suerte de conocer las sucursales de MiCrédito en Masaya y León. Allí hemos podido hablar con los trabajadores y que nos contaran un poco el trabajo que desarrollan en las oficinas.

La primera visita y la que más me llamó la atención fue la sucursal de Masaya. Esta localidad está a 27 kms. de Managua y es conocida como “Ciudad de las flores” y la “Cuna del folklore nicaragüense” y es también famosa por ser el municipio donde está situado el Volcán Masaya, uno de los 7 volcanes activos del país, que tenemos previsto visitar la semana que viene. 

La sucursal de Masaya es una oficina pequeña pero muy acogedora. Allí, nos contaron que todo el personal de la plantilla está compuesto por mujeres (casualidad, no tiene ninguna explicación) y que desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde, la mayoría se encuentra en las zonas rurales de la localidad ejerciendo labores comerciales de captación de clientes, negociando renovaciones de créditos o renegociaciones de deudas. Una vez llegada esa hora, vuelven a la oficina donde reportan al responsable y empieza la labor administrativa de formalizar esas negociaciones.

 

Foto: Oficina de MiCrédito en Masaya

Si tenemos en cuenta que el salario mínimo en Nicaragua es de unos 160 dólares aproximadamente, nos hacemos una idea de la labor que realizan las entidades de microfinanzas como MiCrédito acercando préstamos y posibilidades de financiación a personas que rondan el umbral de pobreza y al pequeño empresario que no puede acceder a las condiciones de las grandes entidades financieras.En muchos casos, los préstamos son destinados a necesidades tan básicas como la sustitución de la iluminación a base de queroseno por la instalación de un panel solar con el que generar la energía necesaria para iluminar sus hogares/negocios o para financiar la construcción de sanitarios en comunidades que aún no cuentan con sistemas de saneamiento apropiadas.

En otros casos, los créditos van dirigidos a micro y pequeños empresarios, agricultores y ganaderos para la compra o reparación de maquinaria, emprender un negocio o ampliarlo.

Una vez acabada la visita a la oficina, nos dirigimos al Mercado de Artesanías de Masaya donde pudimos comprar los típicos recuerdos y ver los productos más característicos de la zona como son el cuero, el ron Flor de Caña y las hamacas. 

Foto: Mercado de Artesanías de Masaya

29 de agosto de 2016

Continuamos contribuyendo al desarrollo de MiCrédito

Tags: VoluntariosAfi, microfinanzas, Nicaragua, MiCrédito | by Jorge Pardo

Ya ha concluido nuestra segunda semana de voluntariado en la entidad de microfinanzas MiCrédito.

Si la primera semana de esta emocionante experiencia la definía como de adaptación, la segunda la calificaría como desarrollo y conocimiento. Las diversas actividades en las que hemos podido participar esta semana nos han dado una visión mucho más real y cercana de la situación de Nicaragua a nivel general, y de las microfinanzas del país a nivel particular.

Tuvimos la suerte de celebrar una reunión con Don Álvaro Contreras, Director de la División Legal de la Comisión Nacional de Microfinanzas (CONAMI), fundada en 2012 con la finalidad de supervisar y regular a las Instituciones micro financieras del país. Esta productiva reunión nos dio la oportunidad de obtener un conocimiento muy útil acerca del funcionamiento, de la evolución y de las perspectivas de las finanzas de Nicaragua.

Foto: Reunión con Don Álvaro Contreras (Director de la División Legal de la CONAMI) y con Doña Lucía Sánchez (Oficial de Riesgo y cumplimiento de MiCrédito).

Durante esta segunda semana, hemos continuando con el desarrollo de nuestras principales misiones en MiCrédito:

  • realizar un diagnóstico financiero de la compañía así como analizar su posicionamiento de mercado respecto a la competencia;
  • elaborar una guía con los pasos que tiene que realizar para poder ser considerada sociedad financiera; 
  • diseñar diversas alternativas para invertir el exceso de liquidez en balance y
  • elaborar una plantilla que puedan utilizar para realizar las proyecciones financieras de la compañía de una forma rápida y eficaz de cara a la realización de su plan estratégico.

Finalmente, también hemos tenido oportunidad de colaborar a lo largo de esta segunda semana en la organización de la II edición de capacitación y formación que está llevando a cabo MiCrédito. Esta innovadora idea diseñada por MiCrédito ofrece a ciudadanos nicaragüenses con conocimientos básicos la oportunidad de formarse gratuitamente durante 3 meses recibiendo clases impartidas por los gerentes de MiCrédito a la vez que realizan prácticas en diversas áreas de la compañía.

Para ser sincero, diré que no todo ha sido trabajar y por eso durante esta pasada semana hemos aprovechado el tiempo libre para continuar descubriendo los hermosos paisajes del país nica. En esta ocasión hemos tenido el placer de visitar la ciudad de Granada y recorrer en barca sus famosas isletas así como realizar el descenso del impresionante cañón de Somoto.

Con mucho ánimo y optimismo afrontamos nuestra última semana de voluntariado. Os contaré como cerramos esta gran experiencia en mi próximo y último post.

 

26 de agosto de 2016

¡Plenamente integrados en la vida nicaragüense!

Tags: VoluntariosAfi, microfinanzas, Nicaragua, MiCrédito | by Salvador Jiménez

Ya estamos en la segunda semana de voluntariado y ya cada vez nos sentimos más nicas, comiendo gallopinto o vigorón asiduamente o yendo por la tarde al salir de trabajar a tomar una Victoria –cerveza típica nicaragüense- al puerto Salvador Allende. 

Como comentaba en el post anterior, la tarea esta semana iba a consistir en el asesoramiento a MiCrédito acerca del proceso de conversión de la entidad en sociedad financiera desde su situación actual de entidad microfinanciera. La meta de este proceso sería poder captar ahorros del público y poder ofertar una mayor gama de productos. No obstante, la consecución del objetivo supone un esfuerzo relevante.

Este proceso requerirá avances importantes en distintos aspectos como (i) un mayor desarrollo de sistemas informáticos que permitan una mayor integración de sus sistemas y una mejor transmisión de datos entre las sucursales y la oficina central; (ii) una mejora en los distintos sistemas de control de riesgos (crediticios, operacionales, de mercado, etc.) y (iii) la capacitación del personal.

Respecto a este último punto, aunque la excelente trayectoria del equipo gerencial de MiCredito se describe por sí sola, la transformación en sociedad financiera debería ir unida a la contratación de personal adicional, dadas las nuevas necesidades que surgirían. A pesar de ello, estos esfuerzos merecerán la pena por el abanico de oportunidades que se le abrirían a MiCredito de la finalización de este proceso con éxito.

La captación de depósitos permitiría mejorar el coste de financiación y, en consecuencia, poder ofrecer unas mejores condiciones de crédito a sus clientes haciendo de esta manera a la entidad más competitiva. Además, este proceso implicaría someterse a una regulación mucho más estricta (el supervisor pasaría a ser la Superintendencia de Bancos –SIBOIF- en lugar de la Comisión Nacional de Microfinanzas –CONAMI-) que derivaría en una mayor transparencia de la entidad, lo que a su vez siempre supone mayores facilidades para captar fondos de los distintos financiadores.

Por último, el poder ofertar una mayor gama de productos permitiría a la entidad aprovechar en mayor medida la venta cruzada tanto con los actuales como con potenciales clientes.No obstante, la semana no se redujo a trabajar en la oficina.

Gracias al equipo gerencial tuvimos la suerte de visitar las entidades de Masaya y León. En las visitas a estas entidades pudimos presenciar su forma de trabajar y lo distinta que es la forma de hacer banca de esta entidad microfinanciera con una fuerte vocación de tener presencia en el ámbito rural, frente a lo que estamos acostumbrados en España.

Me llamó especial atención el fuerte esfuerzo comercial, especialmente en transporte, que tienen que realizar para captar clientes en zonas muy rurales donde la presencia bancaria es prácticamente inexistente.

Adicionalmente, tuvimos la suerte de mantener una reunión con un miembro de CONAMI. El objetivo de la misma era extraer conclusiones de cómo realiza esta entidad la supervisión de las entidades microfinancieras y cuáles serán los cambios que sufrirá MiCredito cuando pase a estar regulada por la SIBOIF. En todo caso, comprendí la necesidad de que existan este tipo de entidades y así evitar que una parte de la actividad crediticia de un país no se encuentre supervisada, pudiendo generarse un sobreendeudamiento de la población con los efectos negativos que ello puede tener en el conjunto de la economía.

El fin de semana lo aprovecharemos el equipo de la Fundación Afi para visitar y hacer una ruta en el cañón de Somoto.

Ya os contaremos como ha sido la experiencia y como vamos avanzando con nuestras tareas.

¡Hasta la próxima semana!

5 de agosto de 2016

Nicaragua, there we go!

Ya… ya ha llegado el momento.  Parecía que nunca iba a llegar. Ya está todo preparado: pasaporte, maleta, ordenador, nervios… y ganas, muchas ganas.

Todo empezó hace unos meses cuando abrieron el plazo para inscribirse  en la Fundación Afi. Fui a la reunión para informarme y al oír las experiencias de antiguos compañeros, lo vi claro. Yo quería ir, quería vivir lo mismo.Tenía la duda de si mi perfil encajaría. Toda mi carrera profesional se ha desarrollado en el departamento de administración y veía que el voluntariado estaba enfocado más a un perfil consultor. Hablé con Verónica y ella me convenció. Lo más importante son las ganas, me dijo y se ofreció a buscarme un proyecto que me encajara. Y creo que acertó de pleno. Es un proyecto que reúne dos aspectos con los que me identifico mucho. La parte financiera que es a lo que me dedico profesionalmente y la parte social, con la que me siento bastante identificada.Y ahí empezó todo. Así empecé a interesarme por Nicargua y MiCrédito.

De Nicaragua contaros que he estado buscando información porque era un país totalmente desconocido para mí hasta ahora. Así que con unas nociones básicas como que está a más de 8.000 kms de Madrid,  que es el país más grande de centroamérica, que está lleno de volcanes y lagos y que su comida típica es el gallo pinto (comida que no dudaré en probar), me embarco en esta aventura.  El resto quiero descubrirlo en primera persona e íroslo contando.

Y de MiCrédito, entidad en la cual voy a desarrollar mi voluntariado durante las próximas 3 semanas, os contaré que es una institución microfinanciera que provee servicios financieros a clientes en sectores rurales y urbanos de Nicaragua con una labor social muy marcada. Ya hemos tenido una reunión con su directora Doña Verónica y su asistente, Grethel donde hemos marcado las pautas para desarrollar nuestro trabajo. Estoy desando estar allí y conocer al resto del equipo. 

Mi labor durante el voluntariado será la actualización de la herramienta de evaluación del desempeño financiero-social que diseñó un antiguo compañero en su voluntariado en el año 2014 y que MiCrédito quiere continuar. En esta aventura no estoy sola, me acompañan mis compañeros de Afi Jorge Pardo y Salvador Jiménez y aunque ellos van a trabajar otro proyecto, estoy segura de que formaremos un buen equipo.

Me despido para terminar de cerrar la maleta. Os mantendré informados. Nicaragua, there we go!

 

4 de agosto de 2016

Próxima parada: Managua

Tags: Microfinanzas, VoluntariosAfi, Nicaragua, MiCrédito | by Jorge Pardo
Parece mentira que haya llegado el momento pero así es, el 1 de Agosto ya está aquí y el Equipo Nicaragua listo para embarcar en Barajas rumbo a una nueva, exótica y, esperemos, enriquecedora aventura.

Desde que entré en Afi y me enteré del programa de Voluntariado que organizaba supe que en algún momento lo haría. Tras casi 3 años en la casa he decidido que este era el momento de lanzarme a la aventura. Considero que es la situación idónea tanto a nivel profesional como personal para emprender este Voluntariado.

Mi experiencia y trabajo en Afi estos últimos años me ha dado las habilidades y capacidades necesarias para enfrentarme a este reto con la tranquilidad, responsabilidad y compromiso necesarios para realizar un trabajo útil, de calidad y gran relevancia  para la entidad de acogida, en este caso, MiCrédito.

Han pasado varios meses desde aquellas primeras reuniones que tuvimos para tratar el tema del Voluntariado. Ahora que lo pienso, el ajetreado ritmo diario ha hecho que en realidad no me haya parado mucho a pensar en lo que me estaba metiendo. Aunque a veces es mejor así, tomar una decisión y seguir hacia adelante con ella. Además no voy a vivir sólo esta aventura, sino que las próximas semanas voy a estar muy bien acompañado por mis compañeros de Afi, Salvador Jiménez y Paz Calvo, grandes profesionales y mejores personas. Ellos, al igual que yo, serán voluntariados en Nicaragua y compartiremos viaje, fatigas, trabajo y aventuras.

En relación a la entidad de acogida, los tres vamos a colaborar y ayudar en distintas áreas de la entidad MiCrédito. MiCrédito es una institución microfinanciera que provee servicios financieros a clientes en sectores rurales y urbanos de Nicaragua. Es una sociedad anónima que se encuentra en pleno proceso de expansión y mi labor fundamental aquí será, junto con Salvador, elaborar un plan estratégico de la compañía analizando su situación actual así como desarrollarlo para los próximos ejercicios. Por otra parte, elaboraremos una guía con los pasos que debe seguir MiCrédito para pasar de ser una sociedad anónima (situación actual) a una entidad financiera regulada (objetivo en el corto plazo).

Aunque emprendo con ciertos nervios esta aventura rumbo a lo desconocido, estoy seguro de que estas semanas van a servirme muy positivamente para evolucionar tanto en lo personal como en lo profesional. Os iré informando de todas las novedades que le ocurran al equipo Nicaragua al otro lado del charco. Me gustaría por último en este primer post agradecer a Fundación Afi la posibilidad que nos ha brindado de vivir esta experiencia.

26 de agosto de 2014

Cambio institucional y última semana

La semana pasada, he aprovechado mi regreso a la sucursal de Rubenia en Managua para hablar con Doña Verónica Herrera, gerente principal de MiCrédito, y hacerle unas preguntas sobre un cambio institucional que va a implementar la institución microfinanciera en los próximos años. Aquí están sus respuestas.


Doña Verónica, ¿podría explicar en qué consiste el cambio institucional que MiCrédito quiere implementar en los próximos años?
Nuestra institución acaba de cumplir diez años de existencia y se ha posicionado como una entidad competente, fiable e innovadora en el paisaje microfinanciero nicaragüense.  En los próximos años, queremos aprovechar esta experiencia para implementar la misión que tenemos desde el inicio: convertir MiCrédito en una institución bancaria regulada por la superintendencia de bancos y otras instituciones financieras (SIBOIF).


¿Nos puede proporcionar más detalles sobre la implementación de este cambio?
Este cambio institucional se puede resumir en un proceso de 3 etapas. La primera etapa, que ya hemos logrado, ha consistido en convertirse en una institución microfinanciera regulada por la Comisión Nacional de Microfinanzas (CONAMI), una agencia de supervisión que no existía cuando se creó MiCrédito. La siguiente etapa consiste en obtener el estatuto de institución financiera, lo que requiere un capital de 2 millones de dólares y que nos permitirá realizar operaciones y servicios de ahorro. Finalmente el último paso consiste en convertirse en una institución bancaria regulada por la SIBOIF, con un capital de 10 millones y con la posibilidad de ofrecer todo tipo de servicios financieros.


¿Cuáles son las principales razones que motivan este cambio organizacional?
El principal motivo de este cambio es escalar la base de cliente y penetrar más el mercado nicaragüense y así servir más a los clientes meta que están excluidos del sistema financiero formal. Uno de los motivos es también brindar más servicios financieros y captar más ahorros que es algo que ahora no se puede hacer con el estatuto de institución microfinanciera.


¿Cuáles son los mayores desafíos que se va a enfrentar a MiCrédito para implementar este cambio institucional?
¡Son muchos! A nivel regulatorio, para empezar, este cambio implica un coste importante para nuestra institución, generado por las exigencias de comunicaciones de datos e informaciones a la agencia de regulación y al banco central. A nivel financiero, se requiere la capacidad de movilizar un capital más importante ya que el nivel mínimo exigido por la SIBOIF es de 10 millones de dólares. También se exige un encaje legal mínimo por el banco central para proteger los ahorros (alrededor del 12 % de ahorro detenido por el banco). Finalmente, hay un reto con la capacitación del personal y la integración de gente más experimentada para tener un equipo preparado a nivel de regulación.


Finalmente, ¿cómo este cambio institucional va a impactar a sus clientes?
Este cambio institucional permitirá a los clientes actuales tener acceso a más servicios en una sola oficina: servicio de ahorro, cuenta corriente, préstamos, etc. También, de momento, solo podemos atender a los clientes hasta un monto máximo de 20.000 dólares y al convertirnos en una institución bancaria regulada les podríamos proporcionar créditos más importantes para seguir apoyándoles en sus proyectos y en el crecimiento de su negocio. Esto nos permitiría aumentar nuestros impactos. A más largo plazo, eso permitiría generar economías de escala y una reducción de costes gracias a la automatización  de los procesos lo que nos permitirá ofrecer productos y servicios financieros más competitivos y se traducirá en una reducción de la tasa de interés para los clientes.

 

 

     Foto: enfrente de la sucursal de Rubenia con unos empleados de MiCrédito

La semana pasada era también la última semana de mi voluntariado. Y me voy de Nicaragua con muchos recuerdos después de tres semanas llenas de experiencias y de intercambio. Experiencias a nivel profesional, con más conocimiento sobre el sector microfinanciero en general y más particularmente en Nicaragua. Pero también con experiencias a nivel personal, al permitirme descubrir un nuevo país, conocer su cultura y sobre todo intercambiar con su gente.

19 de agosto de 2014

Visitas a clientes y ciudades coloniales

Ya se ha acabado la segunda semana. Una semana que me ha permitido descubrir más sobre las microfinanzas en Nicaragua y sobre todo me ha permitido encontrar e intercambiar con varios clientes de MiCrédito.

En efecto, para conformarse con las exigencias de cercanía al cliente valoradas por MiCrédito y asegurarse de entregar una herramienta eficiente y fiable, la mayoría de las actividades de esta semana han consistido en realizar un piloto del cuestionario que permitirá colectar informaciones sobre el nivel de satisfacción de los clientes y sobre los impactos de los productos sociales ofrecidos por MiCrédito.

En tres días y más de 600 kilómetros (no siempre en carreteras asfaltadas y algunos caminando), he podido, en compañía de Sarah, mi colega de Canadá, Moisés, el chofer de MiCrédito y los oficiales de crédito, entrevistarme con un veintena de clientes de MiCrédito.

Primera etapa: Estelí, una ciudad ubicada a un poco más de dos horas al norte de Managua donde se encuentra el número más importante de cliente del producto Saneamiento, que proporciona financiamiento para la construcción de sanitarios en comunidades sin acceso a sistemas de saneamiento apropiadas y así permitir la reducción de enfermedades relacionadas a la ausencia de letrinas apropiadas en los barrios más pobres de la ciudad.

Segunda etapa: Teustepe, la sucursal donde se inició la venta del producto ASER-Energía Solar, que permite financiar un pequeño panel solar, ofreciendo a familias de zonas rurales y alejadas una opción de energía más segura que el queroseno que expone habitantes a quemas, a potencialmente peligrosos químicos y a contaminación del aire. Esta etapa, que nos ha llevado a comunidades en zonas rurales profundas, me ha permitido observar los problemas generados por la exclusión financiera al escuchar los campesinos hablar de los problemas de sequia que afectan una parte importante del país este año y de las consecuencias que van a generar para la cosecha de maíz y de frijoles, principal fuente de recursos financieros para la comunidad.

Tercera y última etapa: León, la ciudad universitaria por excelencia en Nicaragua, para entrevistar a clientes de Educrédit, un producto orientado a estudiantes y dirigido al emprendedurismo juvenil, a la financiación de cursos de titulación o a la compra de equipo tecnológico acorde a los estudios.

 

                      

Fotos: Estelí, Teustepe y León, las tres ciudades visitadas (arriba). Con una cliente de MiCrédito y su dispositivo de energía solar en Teustepe (izda). Entrevistando a un cliente de Saneamiento en Estelí (dcha).

También, he aprovechado el fin de semana para seguir descubriendo las riquezas de Nicaragua. El sábado, León, primera capital de la revolución sandinista, con sus iglesias en (casi) cada esquina y sus playas bordeadas de cocoteros a menos de treinta minutos del centro de la ciudad.

La ciudad del “príncipe de las letras castellanas”, Rubén Darío, que seguramente ha sido inspirado por los majestuosos volcanes que se pueden observar desde el techo blanco de su Catedral.Y finalmente el domingo, después de haber caminado hacia el cráter fumante del Volcán Nindiri y de haber paseado dentro de los túneles de lava, se ha acabado mi semana en el ambiente de una fiesta nicaragüense en las calles llenas de gente (y de caballos!) de Granada, la otra grande ciudad colonial nicaragüense que bordea el Lago de Nicaragua.

                      

Fotos: La Catedral de León (izda). Columna de humo saliendo del cráter del volcán Nindiri en el parque volcánico de Masaya (drcha).

12 de agosto de 2014

Desempeño social, decimo aniversario y volcanes

Ya acostumbrado al ritmo (desenfrenado) nica y al ambiente (tropical) de Managua, se ha acabado mi primera semana como #VoluntariosAfi en MiCrédito. Una semana muy productiva y muy animada…

Como les contaba en mi primer post, el proyecto en el cual voy a enfocarme en las próximas semanas consiste principalmente en desarrollar un herramienta que permitirá llevar a cabo una evaluación del desempeño social de la entidad. Y la reunión de bienvenida del lunes ha marcado el tono: reunido con la gerente principal y unos de los coordinadores presentes en la sucursal donde estoy basado, escucho a cada uno de los empleados contar las particularidades y los beneficios que aportan los productos y servicios sociales ofrecidos por MiCrédito. El desafío es claro: traducir en cifras todos esos impactos que han observado en la vida de sus beneficiarios, que cuentan con mucho orgullo y que consideran como la mayor motivación de su trabajo.

Colaborando con Sarah, una estudiante canadiense que lleva 2 meses apoyando a MiCrédito, entiendo que a pesar de los desafíos y de las dificultades que podamos encontrar, lo importante de todo es lograr a proporcionarles dentro de esos próximos días con los recursos para demostrar este desempeño social y esa dedicación a la satisfacción del cliente a personas externas a la organización, incluyendo a financiadores. Y al final, permitirles que puedan seguir cumpliendo mejor con la misión de MiCrédito que aparece en todas las paredes de su sucursal principal en Managua: “Crear soluciones de negocios incluyendo social y financieramente a micro y pequeños empresarios, proporcionándoles un futuro prospero”.

Esta semana también ha sido marcada por una fecha importante para MiCrédito: este verano, la microfinanciera nicaragüense ¡cumple su décimo aniversario! El miércoles asistí con empleados de las diferentes sucursales del país, los miembros de la junta de administración (mayoritariamente canadienses) y un grupo de clientes de la institución, a un cóctel de celebración en el centro de Managua.

Después de un discurso de presentación, Doña Verónica, la gerente principal de MiCrédito presente desde los primeros días de la institución, nos ha contado todos los desafíos que han encontrado a lo largo de esos diez años y especialmente cuando en los años 2008 a 2011 tuvieron que enfrentarse con el movimiento “No Pago”, que entre otras consecuencias, resultó en un incremento importante de la tasa de morosidad para MiCrédito y las microfinancieras nicaragüenses en general. Pero sobre todo, ha insistido en como la entidad ha logrado superar esos desafíos y seguir adelante, gracias al desempeño de sus empleados, al apoyo de sus fundadores y a un alto sentido de innovación, destacando la fuerza principal de la institución que siempre se ha enfocado a satisfacer a sus clientes con la meta de contribuir al desarrollo del país, particularmente a las personas más vulnerables.

Foto: Foto: Celebrando el décimo aniversario de MiCrédito junto a empleados, clientes y fundadores.

Y para acabar esta primera semana nada hubiera sido mejor que ir a descubrir los paisajes nicas con una primera escapa, rumbo a la Isla de Ometepe. Esta isla ubicada en el Lago de Nicaragua a 2 horas de bus y 1 hora de barco al sureste de Managua obtiene su nombre de los dos volcanes que la componen: el volcán Concepción y el volcán Madera.   

Un fin de semana con un programa muy intenso: recorrido en moto alrededor de la isla, caminata (o mejor dicho ¡escalada!) al volcán, partido de futbol improvisado con los niños del pueblito de San Ramón, observación de la fauna y la flora en la reserva del Charco Verde, baño en las piscinas naturales del “Ojo de agua” entre otras actividades. Pero un fin de semana tan divertido como relajante, al ritmo de los gritos de los monos que pueblan esta isla con sabores caribeños.

  
Fotos: En el barco, llegando a la Isla de Ometepe con el volcán Concepción en el fondo (izda). Vista al volcán Concepción (1 610 metros) desde la base del volcán Madera con cultivos de arroz y banano (dcha).

Lo bueno en todo esto es que la segunda semana promete ser aun más enriquecedora…

 

 

 
Anteriores »
Share |

2018 © Fundación Afi. Este sitio web está bajo una licencia Creative Commons Attribution 3.0.